Sáb. Feb 24th, 2024

Pero institucionalizado esta vez, que la cosa ha ganado en cantidad, y calidad. No es cosa de ser mal pensado, como los que dicen que este caso corresponde a una de las muchas cesiones pactadas entre PSOE y Bildu a cambio de su apoyo, pero lo cierto es que el asunto apesta bastante.

Titulares a mansalva. Tantos que dudo que no haya un sólo medio tanto Navarro como nacional que no se haya hecho eco del asunto. Incluso el Gara le ha dedicado una edición especial, publicitada a lo grande por toda la red.

Los cuerpos de la noticia suelen ser similares en fondo y en forma, realizando exquisitas piruetas con doble tirabuzón al hablar de “subvariantes prehispánicas” para no reconocer que el texto está escrito con caracteres IBEROS. Los primeros en hacerse eco la tildaban de única y vascónica por varias razones. Razones de peso según se ve, ya que una de ellas es el haberse realizado la inscripción sobre bronce en lugar de hacerse sobre plomo. Tal majadería es equiparable a decir que el bronce de Botorrita, por ejemplo, al no ser vasco es de papel albal.

La mano de Irulegui está escrita en Ibero. Más en concreto, en la variante del noreste español. Variante ampliamente documentada, cuenta con ejemplos suficientes en toda su demarcación como para desestimar esta falsa e interesada filiación vascónica.

Y siendo ibera como lo es, lo único que se puede afirmar con rotundidad es que de ella no se sabe un carajo. Todo lo que hoy existe sobre esta lengua, supuestos fonemas y sobre todo, supuestas vocalizaciones, pertenece al campo de la teoría. De la más amplia teoría. De ahí que creo que han buscado éste elemento para su alarde, dada la amplia ambigüedad que persiste en su estudio, donde tan fácil y demostrable es decir que sí, como lo es justificar de manera solvente que no. La prueba la podéis encontrar en todos y cada uno de los artículos que le dedican, coincidentes todos en que del resto de la inscripción, ni papa. Pero que ni repajolera idea. Pero de la primera palabra….esa sí. Es Sorioneku, tanto en íbero del noreste, que es con el que realizan su lectura, como en vasco profundo, que es el que necesitan desesperadamente. Y es vasco porque como también coinciden todas las publicaciones, se “parece” al zoriuneko del euskera actual. Prueba esta irrefutable que lo convierte en la palabra en vascuence más antigua jamás conocida, y que ratifica de un plumazo más de un siglo de fantasías animadas de Sabino y cía. Lo que en Iruña Veleia se les escapó de entre los dedos, y que en las estelas de Lerga no terminó de cuajar.

Menos mal que en Soria no hay ningún partido independentista, que sino ya estarían reventando titulares de que esa mano es la prueba más antigua de la presencia de un soriano en tierras de Navarra, presentando el hallazgo como único y protosoriánico sin duda alguna.

Académicamente todo lo publicado hasta ahora no pasa de ser un cúmulo de despropósitos. Alguno de ellos, de verdad, hacen perder la fe en la comunidad científica. Sobre la pieza se afirma que puede asegurarse que ha sido fabricada aquí. En Navarra. Para el resto de yacimientos arqueológicos a excepción de los pavimentos y las estructuras, el resto puede ser tratado como elemento descontextualizable llegado el caso. Para Sangüesa y su legado romano bien lo hacen. Pero esta mano, no. Esta mano es el elemento más contextualizado de la historia. Más que el Partenón incluso. Los signos que muestra, están hechos con puntos. Prueba definitiva de que esa mano se fabricó aquí. ¿Quién no sabía que los vascones del valle de Aranguren escribían con puntos? Puedes consultar las publicaciones realizadas hasta la fecha por los “presentadores” del hallazgo, que no encontrarás semejante dislate en ninguna de ellas. Pero es una prueba, sí. Irrefutable.

Y las guerras sertorianas. Como no aprovechar eso de que el Ebro pasa por Valladolid para incluir la puntilla de que este asentamiento vascón de los buenos fue arrasado por los opresores romanos en las guerras sertorianas.

Cualquiera que haya estudiado algo el tema sabrá que en ese lance bélico, si lucharon contra los romanos es que estaban aliados con los otros romanos. Enemigos de unos sí, pero aliados de los otros.

Lejos de compararla con el resto de téseras de bronce que nos ha dejado el mundo romano, representaciones de manos que se entregaban a los pueblos amigos como muestra de alianza y futura prosperidad común, detallando así tanto su deslumbrante peculiaridad como la pronta complicidad de los iberos locales con el emergente pueblo romano, que es lo que exige una mínima lógica dentro de su estudio… pues no. Vascos irreductibles que escribían a su manera su singular alfabeto “especial”. Tan especial que han tardado casi dos años en hacernos partícipes a los demás de su existencia.

Ganas de vomitar con estos académicos, de verdad.

A excepción de uno de ellos que, sabiendo nadar y guardar la ropa ha llamado a extremar la prudencia con esta fantástica filiación, el resto se ha tirado a la piscina sin miramiento. Como si les iría el sueldo en ello.

Y Txibite. Que para que la cosa esté clara y no puedan acusar al hallazgo de ser algo politizado, ahí que ha estado ella luciendo presencia, y regalándonos su décimo octavo “hito” de esta semana, según el recuento que ha hecho una cadena de radio de sus últimas intervenciones, en las que esta palabra, hito, se ha demostrado como…la más. Y este por ahora ha sido el último, sí. El último hito de nuestra política regional, en una jornada en la que, dejando a un lado ya las páginas y primeras planas de la mano en cuestión, en un rinconillo así por abajo puede leerse que también acaba de ser trasladado a Pamplona el etarra que asesinó a Tomás caballero y Francisco Casanova.

Quién da más, por menos?

Rogelio Taboada

Alérgico a la manipulación histórica

Comentarios

comentarios

Admin

By Admin

Related Post