Sáb. Jul 20th, 2024

Sí. Ya sé que se escribe separado, pero en este caso, lo escribe quien lo escribe. Este artículo va de elecciones, eternas promesas y futuras razones. Ya veis la foto que encabeza este artículo. Publicada por J. A. Goñi en Diario de Navarra, ilustra de manera ejemplar la situación que vive Navarra en estos momentos. Para clavarlo al 100%, la imagen debiera incluir un “bocadillo” de texto que, al más puro estilo del insigne Ibáñez, pusiese en boca de Esparza la frase de: “Chicas, ¿me dejáis jugar?”. Esa es la realidad de la Navarra de hoy. Mientras las izquierdas dialogan e incluso disfrutan de sus acuerdos, el representante de “la derecha” navarra mendiga su cariño.

La lista más votada. El eufemismo en el que se escuda quien ha perdido todos los gobiernos a los que se ha presentado. Javier, ¿no crees que ya es hora de hacerte a un lado, y dejar paso a la buena gente que aún queda dentro de tus siglas? Porque no sé ahora qué invento tendrás para justificar otros cuatro años de izquierda en Navarra.

Como navarro votante a la fuerza de tu candidatura, permíteme que te explique lo que se ve desde fuera:

A tu partido, a UPN, le vota gente que NO es de izquierdas, ni quiere ver a la izquierda seguir desmantelando Navarra tal y como lo están haciendo. A tus votantes, tampoco les gusta ese P. Sánchez con el que la jodiste con las patas de atrás, separando una vez más a la derecha de Navarra. Para los que viven a tu sombra y comen de tu mano, siempre serás el más guapo, el mejor preparado y el más mejor del mundo para seguir encabezando tu partido, pero esa gente, créeme, es una inmensa minoría, valga el oxímoron en este caso. El resto, los más del grupo restante, seguimos votando UPN a la fuerza porque el resto de alternativas son peores. Así de simple.

Vox, con su maniobra estalinista (quién lo diría) de arrasar con nuestros fueros para que Navarra sea una provincia más, nunca podrá cuajar en nuestra tierra como partido mayoritario, ya que ni un solo navarro que lo sea y se sienta como tal, apoyará de buen grado tamaña felonía. Con todo lo bueno que hay en esas siglas a nivel nacional, en lo referente a Navarra de la manera que lo han planteado, no pasa de ser cosa de otro vasco intentando decirnos a los navarros cómo debemos ser.

Plataforma por Navarra, que tenía pintas de ser algo real más allá de cuatro vídeos bien dispuestos, también la jodió con las patas de atrás haciendo lo contrario de lo que predicaba, y vendiéndose finalmente a un PP que tiene tantas ideologías como candidaturas presenta, y que en Navarra desde hace mucho ni está ni se le espera.

Así que por desgracia, para el resto de votantes que quieren que Navarra siga siendo lo que siempre ha sido (la mejor parte de España), lo único que nos queda es UPN. Pero no este UPN Javier. No un UPN que siga perdiendo gobiernos y votantes. Un UPN que con su acción u omisión, siga regalando gobiernos y ayuntamientos a la izquierda. Porque esa es la realidad, aunque los que tienes revoloteando al rededor nunca te la cuenten: Eres el candidato de la derecha preferido por las izquierdas. Y cuando eso ocurre…lo mejor es irse a casa. Por ti y por todos tus compañeros, como decíamos en el cole.

Quiero que seas consciente de qué significa para el resto de navarros tu nefasta gestión, y como ejemplo te expongo lo sucedido en la mejor ciudad del planeta tierra: Sangüesa.

Cinco concejales tu lista, cinco concejales Bildu, y uno Josefélix. Un novato de la política que ha llegado justo para besar al Santo.

Tu candidato, fiel discípulo tuyo y por el que no dudo que sentirás gran aprecio, también hace bueno eso de ser la lista más votada cada vez que ha perdido un ayuntamiento, y que han sido todas las elecciones en las que se ha presentado. Al igual que a ti, en esta ocasión también le hemos votado a él, pero de igual modo, porque el resto de alternativas son peores. Para nada porque él haya sabido ganar nuestro voto. Y de eso os valéis sí, de que el resto son peores. Lo que no sé es hasta cuándo os valdrá.

Y ni por esas. Como te digo, fiel discípulo tuyo. Y ojalá sí que llegue a ser alcalde, también te lo digo, pero será algo que nuevamente no esté en su mano, ni se deba a su mérito particular.

Es Josefélix quien decidirá si dar su apoyo a la lista más votada, dárselo a Bildu, o no dárselo a nadie y pasarse los próximos cuatro años disfrutando como un enano mareando a todos a su antojo.

La verdad que no lo tiene nada fácil Josefélix. No sé cómo tendrá las cosas de puertas para adentro, pero visto desde fuera sólo se le ven las siguientes opciones: Que Chivite le obligue a pactar con Bildu y lo haga. Que le obliguen y que no lo haga. O que le den libertad para hacer lo que más guste, que podrá ser Bildu, o no.

Parece fácil la cosa, pero conociendo el mundo de la política desde su versión más sangrante, aquí el amigo y vecino se juega el pasar a la historia de mi ciudad como el sangüesino que le abrió las puertas al primer y último Ayuntamiento de Bildu, en las elecciones en las que se les cayó la careta incluyendo como todos sabemos a quienes fueron detenidos, juzgados y condenados por asesinar inocentes. Algo que después de hacerlo ya no tendrá remedio, y que tendrá que arrastrar consigo de por vida.

Esa es la carga que directamente tú, Javier, has puesto sobre los hombros de Josefélix. Por tu incompetencia. Por tu obsesión con mantener el cargo. Por encumbrar a quien te canta al oído en lugar de a quien se lo merece. Da un paso al frente Javier. Sal de la política. Búscate un trabajo honrado con el que ganarte el sueldo, y deja que tus siglas intenten recuperar lo que bajo tu mandato se ha perdido.

Desde el cariño, creo que ya es hora, no?

Rogelio Taboada Plano
de la Sangüesa de siempre.

Comentarios

comentarios

Admin

By Admin

Related Post