Georgiana Goddard King

Navarra a los ojos de una pionera de principios del siglo XX

La historia de España del siglo XX viene marcada por el ascenso al trono de un joven monarca, Alfonso XIII, que con 16 años se enfrenta a una profunda crisis propiciada por el desastre del 98, la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Todo ello frente a una EE.UU. emergente, en plena expansión social, cultural, geográfica y económica.

La propia Europa se ve sumida principalmente en la Primera Guerra Mundial (1914-1918) en la que España no interviene, tratando de mantener una neutralidad. En 1918 se produce la mayor pandemia registrada de la historia humana: la «gripe española» que acabó, sólo en España, con un cuarto de millón de personas, siendo unas 20 veces más en el resto del mundo. El nombre nada tiene que ver sobre su origen en España sino en el hecho de que la prensa, sin censura bélica que la condicionara, generó muchos más titulares sobre la epidemia.

En este panorama, con patrocinio de la Hispanic Society of America (HSA, Sociedad Española de América) llega a España, entre 1913-1914, una joven graduada, Georgiana Goddard King (1871-1939), educada en una universidad netamente femenina, entonces como ahora, Bryn Mwar College, acompañada de una fotógrafa e intelectual, Edith Lowber (1879-1934) que, presuntamente, era algo más que compañera y amiga. Esta pionera del hispanismo, además de ser fotógrafa también, sería profesora de historia y arte en la mencionada universidad creando, con el tiempo, el primer máster de arte español que se impartía en EE.UU. Como anécdota, debió tener como alumna (hacia 1924-1928) a una desconocida Katherine Hepburn que entonces, en ese centro, obtuvo su licenciatura en Historia y Filosofía.

Las reiteradas visitas a España de Georgiana evidencian, poco a poco, cómo le va enamorando el país y sus gentes. Sus viajes no son ocasionales sino fruto de un planificado afán metódico por documentar, especialmente, la arquitectura medieval y las costumbres locales.

Su prolífica bibliografía recoge obras sobre España como The Way of Saint James (1920), A brief account of the military orders in Spain (1921); Pre-Romanesque churches of Spain (1924), Mudéjar (1927), Heart of Spain (publicado póstumamente en 1941), gran parte de tales obras incluyen fotografías realizadas por Edith Lowber.

The Way of Saint James (1920)

Esta publicación, en tres volúmenes, es quizá, junto al póstumo Heart of Spain su obra más conocida. Lejos de la popularidad actual era inisual realizar la ruta jacobea en una España tan agrícola, desolada, analfabeta: en 1900, el 64% eran analfabetos; cuando estalle la Guerra Civil, aún habrá un 30% de analfabetismo.

¿Se imagina el impacto de dos mujeres, extranjeras y cultas entre las gentes de los lugares que transitaban? Entre ellos y entre ellas.

Puesto que venían a la Península procedentes de Toulouse siguieron el Camino Aragonés, la variante del Camino Francés que cruza los Pirineos por Somport, llega a Jaca y tras dejar Tiermas   (el pantano aún tardaría una década en realizarse) entra en Navarra por Yesa, Leyre y Sangüesa para confluir en Puente la Reina con el tramo procedente de Roncesvalles. Las viajeras van tomando imágenes y notas de cuanto encuentran a su paso. Especialmente, por su condición femenina, en lo que atañía a las españolas. Es bueno contextualizar este hecho con lo acaecido esos años en EE.UU., y en Europa, con las movilizaciones sufragistas. Pero también tienen tiempo de conocer eruditos y expertos que les informan de detalles históricos de los lugares de paso.

Después de una parada en Tiermas, por ejemplo, llegaba a tierras navarras y así introducía el capítulo dedicado a Sangüesa:

Sangüesa.

The City speaks:

Casada soy, rey Don Juan,
Casada soy, que no viuda;
El moro que á mí me tiene
Muy grande bien me quería.

Esta cuarteta pertenece al conocido Romance de Abenámar, composición del romancero clásico español. No consta por qué, en esta visita a la ciudad bañada por el Aragón, suscitó en la autora tal declaración. Lo que sí deja patente, además de su demostrar bravura y determinación, es su conocimiento de la región, histórica y geográficamente hablando, según la va visitando conviertiendo su libro en una excelente guía de viajes.

Toda su obra se impregna de una fuerte mirada personal que hará, junto a la naturaleza de su género, que su obra quede relegada en la bibliografía de muchos coetáneos así como de estudiosos posteriores, tantos compatriotas suyos como españoles. Por ahora, a la espera de más adelante en que volvamos al tema, aquí quedan algunas fotos extractadas de uno de sus libros. Las originales eran en blanco y negro, obviamente. Han sido coloreadas en esta página cuyo enlace dejamos aquí (https://demos.algorithmia.com/colorize-photos/).

Fotografía de Georgiana:

https://es.wikipedia.org/wiki/Georgiana_Goddard_King

Javier I. Igal Abendaño

Ldo. en Filosofía y Letras
Posgraduado en Seguridad de Tecnologías de la Información y Comunicación

Comentarios

comentarios

Publicado por

Admin