El día de la antorcha

Está claro que nuestra sociedad va de culo, cuesta abajo y sin frenos. No lo digo por las reivindicaciones, que cada uno es libre de pedir lo que se le antoje. Lo digo por el claro aborregamiento de un sector de la población, cada día más fanatizado, y que hará si nada lo impide, que la paz y la convivencia que nos han acompañado estas décadas lleguen a su fin.

Resulta grotesco para cualquier ser lógico y medianamente pensante, ver las movilizaciones de estos días en contra de la sentencia pamplonesa. Sus imágenes. Su radicalismo anticonstitucional. Y sobre todo, su origen.

¿Alguien con dos dedos de frente puede creer que tres Jueces – no uno, tres- van a poner en tela de juicio su honorabilidad, su carrera y su buen nombre sólo por….machismo?

¿Tú lo harías?

Pedir respeto para una decisión judicial, nacida del conocimiento de todas las pruebas, testimonios e informes, en este caso equivale a que automáticamente seas señalado como defensor de los violadores, machista por demás, y elemento a destruir. Siempre he respetado las decisiones judiciales, incluso cuando me han resultado contradictorias o directamente perjudiciales, y sé muy bien de lo que hablo. Si no he estado de acuerdo con el dictamen, he recurrido a las herramientas que este sistema legal, aun imperfecto, pone a disposición del ciudadano.

Pero no. Mola echar espumarrajos por la boca, en un caso donde, sobre todo, se juzga a un Guardia Civil. Nada se dice de otro de los sentenciados, militante de la ultraizquierda, y que en varias imágenes aportadas en el caso se le ve con una ikurriña al cuello. Aun no he visto ningún meme dedicado al “Prenda” realizando símiles con otro tipo de casos abiertos. Pero del guardia…a docenas. Porque es un violador, eso tenlo claro. Lo es no porque lo digan los jueces, o se haya demostrado la violación, sino porque la masa fanática así lo dicta. Es violador y punto. Y lo será para siempre.

Ahora vamos con los maricomplejines de Madrid. La herramienta más útil que tienen sus propios enemigos. No hay nada como sacar a la calle a la cencerrada, para que en Madrid prometan mirar la cosa, modificar lo que haga falta, y poner el asunto a gusto de quien les va a dar la patada en el culo en el momento que puedan. Da igual que no se atenga a derecho, que sea totalmente parcial, ó completamente amoral. No tengo ninguna duda que si se termina por modificar las leyes, lo será para empeorarlas contra el ciudadano común, víctima de todos los males habidos y por haber, aumentando aun más una discriminación positiva que ya es una realidad.

Qué mejor que un ejemplo real, de hace nada. Viernes pasado, carpa universitaria. Dos jóvenes sanos, estudiantes, ahí de fiesta dándolo todo. Se cruzan con una conocida, venida arriba por el consumo de –espero- alcohol. La conocida que los ve, y va directa a uno de ellos al que comienza a soltarle sin motivo alguno, una docena de ostias como panes. El otro que lo ve, intenta mediar a ver qué es lo que ocurre. El resultado es que el segundo actor, recibe una peor, aderezada esta vez con graves acusaciones por parte de la joven exaltada. Exaltada que a la par que lanzaba sus puños, le acusaba de ser maltratador. De maltratar a su novia. Pero….no contaba con que la novia en cuestión, también estaba presente. Preguntándole a la exaltada en primera instancia si “estaba mal de la olla” y “pero qué coño dices tía”, ante la belicosidad de la primera terminó por liarse a guantazos con ella, siendo finalmente expulsada (la novia) de la carpa por los miembros de seguridad del evento.

Todo ha quedado en una simple anécdota. Pero, si no llega a estar ahí la novia no sólo para detener la agresión, sino también para demostrar que todo lo que en ese momento se estaba diciendo como justificación a la agresión física era falso…¿qué futuro hubiesen tenido esos dos jóvenes, que lo único que deseaban era pasar una noche de fiesta?

De haber llegado el tumulto a cualquier líder libertario prohembrista, ¿hubiesen acabado los dos jóvenes detenidos por agresión machista, intento de violación y maltrato sistemático?

¿Se le hubiera asesorado debidamente a la causante del tumulto, para que posteriormente, dormida ya la kurda que la poseía, supiese muy bien qué decir y cómo hacerlo para triunfar judicialmente en otro caso más de violencia machista?

O directamente los hubiesen ahorcado del punto más alto de la carpa, para que sirviesen de ejemplo al resto.

Como en todo lo que puede verse en esta última década, a la gran masa que únicamente se educa vía Redes Sociales, se le entra tirando por lo bajo, por lo fácil. La primera que te sueltan en la frente, y con lo que parece que todo va a estar disculpado es: ¿y si fuesen tus hijas?

Con esa frase ya se pretende que cualquier denuncia sea real, que ante todo caso que llegue a la justicia automáticamente la mujer sea la víctima y el hombre el culpable, y como se te ocurra decir lo contrario es que no te importa un huevo que a tus hijas las violen realmente, o las puedan moler a palos.

Y lo realmente triste…es que cuela. La gente se lo cree y así lo asimila. ¿Que después les toque pagar a alguno de sus hijos? No hay problema. Posiblemente cuando pidan ayuda se vean solos, y cuando exijan una justicia real, garante de la libertad y de esclarecer toda la verdad de un asunto, se darán cuenta de que han sido ellos mismos los que han favorecido que eso ya no exista.

Nos quedaremos pues en espera de la sentencia de la otra manada, la de Alsasua, que me da que como se les condene a los mismos 9 años que a estos se va a armar bien gorda, pero no por escasa, sino por abusiva. Que la justicia popular desde hace tiempo ya no es la misma para todas, eso queda bien claro.

En Alsasua, ninguno de los acusados es Guardia Civil.

 

Rogelio Taboada

Cantero artesanal, escritor e historiógrafo sangüesino

Comentarios

comentarios

Publicado por

Admin