El Corpus

(Carta enviada a Diario de Navarra la semana pasada. No publicada) Éste domingo la procesión del Corpus, por segunda vez en la historia de Sangüesa, no discurrirá por la calle Mayor. La primera vez, recién entrados en el nuevo siglo, tuvo que desviarse por causa de fuerza mayor. Instalando las nuevas redes de saneamiento, la calle Mayor estaba literalmente reventada, y con su firme metro y medio más abajo que en la actualidad. La segunda, la de este año, por intercesión municipal. Como parece que no hay más fines de semana disponibles, el evento titulado “La conquista del Castillo”, en lugar de realizarse el segundo fin de semana de Junio, tal y como se hizo el año pasado, ha sido trasladado al primero, coincidiendo “accidentalmente” con la procesión del Corpus Christi.

Notificada la parroquia de la singular coincidencia, indicando que además se va a instalar ese día un “mercadillo” en la calle, no ha quedado otra que modificar el itinerario de la procesión, realizándola por calles secundarias. Una nueva vergüenza para nuestro Ayuntamiento.

El acoso que está padeciendo la comunidad Católica de nuestra comarca se está tornando asfixiante, sin que nadie, ni unos ni otros, hagan nada por paliarlo. Ahí queda el proceso sobre la propiedad de las Ermitas de la localidad. Y el nuevo recurso presentado. Es sólo uno de los casos que lo ilustran. También está el local que la parroquia cedió a la Coral Nora para sus ensayos, cuando se quedaron compuestos y en la calle. A día de hoy, nadie hace nada por devolverlo a la parroquia. Ni unos, ni otros.

No ha mucho copó titulares la situación de la Casa Parroquial de Yesa, donde pudo comprobarse –una vez más- que la bondad, la caridad a la que están obligados los sacerdotes para con los necesitados, ahora se paga con manifestaciones perrofláuticas en la puerta del Obispado. En este caso a nadie se le engaña en Sangüesa, pues todos conocemos bien a los “desahuciados”, y el motivo real de la movilización.

Como colofón y por ahora, de nuevo el catolicismo debe ceder, plegarse a las maniobras anticatólicas. ¿Hasta cuando? ¿Qué será lo siguiente?

Está claro que el caso delata una maquiavélica inteligencia, ya que así se aseguran buenas fotos con algo más que un vallado vacío, al ser día grande para la ciudad. Además, sabiendo que el evento coarta la tradición religiosa, invitará a todo anticatólico que se precie a conseguir su dorsal, evitando así inflar de nuevo las cifras de participación. Cifras que para los que estuvimos a pie de calle, quedaron muy pero que muy claras. Mal gesto el politizar un evento que hasta ahora era tan lúdico como deportivo. Parece ser que todo vale a este Ayuntamiento.

Quedaremos a la espera de la siguiente, y sobre todo, a la espera de nuevas elecciones, donde, seguro, alguna sigla pedirá de nuevo el voto católico….para después no saber hacer nada con él. No olvidemos que para que el diablo triunfe, lo único que necesita es que los hombres buenos no hagan nada.

Una nueva afrenta a nuestra tradición. A uno de los pilares fundamentales de nuestra comunidad.

Veamos cuál es la siguiente.

Rogelio Taboada

Cantero artesanal, escritor e historiógrafo sangüesino

Comentarios

comentarios

Publicado por

Admin