Barkos desea echar a la Guardia Civil de Navarra

La presidenta del Gobierno nunca da puntadas sin hilo y en sus objetivos siempre hay una segunda intención. Quiere rematar la legislatura con acciones impactantes de forma que los futuros votantes caigan rendidos a sus pies.

Sin embargo está errada y los ciudadanos vamos a criticarla más por sus realizaciones negativas para el desarrollo de Navarra que por sus aciertos. Por ejemplo: la ralentización del PAI, la subida de impuestos, el IRPF de las madres, el abandono del TAV y del Canal, el programa impositivo de Scholae con el total rechazo de asociaciones y centros educativos, etc.

Cuando faltan 7 meses para las elecciones, Barkos nos anuncia: la eliminación casi completa de la Guardia Civil en Navarra. ¡Así, por las buenas! Sin contar con el consentimiento de los diversos pueblos de Navarra, donde hacen una labor encomiable.

El encuentro con Sánchez en la Moncloa, con besito incluido, “ha sido muy satisfactorio”. ¿Satisfactorio para quién? Ambos están de acuerdo en traspasar las “Competencias de Tráfico y de Seguridad vial” de forma inmediata a la Policía foral.

Quieren cargarse la Benemérita en Navarra cuyo objetivo es la seguridad; un cuerpo con dos mil casas-cuartel en toda España y que lleva 175 años protegiendo personas, inmuebles y tierras con casi 80 mil efectivos.

La Guardia Civil fue fundada por el navarro Francisco Javier Girón y Ezpeleta (Pamplona 1803-Madrid 1869), II Duque de Ahumada, el 13 de mayo de 1844 y primer Director General. Es el cuerpo policial más antiguo de España. Según el artículo 104 de la Constitución, tiene la misión de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades de los españoles y garantizar la seguridad ciudadana. De manera exclusiva le compete la vigilancia del tráfico en las vías públicas interurbanas, excepto en el País Vasco y Cataluña.

Un tercio de sus agentes vive en las casas-cuartel y, al despoblarse muchos municipios, se han cerrado más de mil acuartelamientos.

La Presidenta Barkos está maniatada por Bildu, Podemos e I-E que le exigen la marcha de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, similar a lo que ha pasado en Cataluña y País Vasco. La AEGC acusa a Sánchez de “dejarlos tirados por unas monedas de plata”. Es un problema grave para muchos guardias que aman Navarra, tienen vivienda propia, sus hijos son navarros y conviven en los barrios y colegios con sus compañeros de modo normal. Sin embargo Barkos apoya la propuesta y les fuerza a marcharse, dejarlo todo y comenzar una nueva vida. ¡¡Qué falta de sentimientos!!

Como decía anteriormente, Barkos con este desprecio a la Guardia Civil quiere dar un paso adelante y prescindir de todas las Fuerzas Armadas en Navarra. El trasfondo es común a Sánchez y Barkos. Por una parte el Presidente del Gobierno central, ante sus escasos 84 escaños, quiere sumar votos del PNV para aprobar los presupuestos, ya que Geroa Bai es una sucursal de los nacionalistas Por otra parte, Barkos, aunque pertenece a un partido de derechas como el PNV, es independentista y quiere convertir a la Policía foral en una Ertzaintza. La Presidenta quiere asegurarse los votos de Bildu para gobernar en 2019 y este partido abertzale tiene entre sus propuestas el odio y alejamiento de la Guardia Civil de Navarra.

¿No tendría que ser al revés? Que los guardias, maltratados, insultados y asesinados por los etarras de Bildu, ¿exigieran la ilegalización de este partido terrorista? Es el mundo al revés. ¿Va a pedir perdón Bildu, grupo antisistema, a las familias de cientos de guardias civiles asesinados?

La pérdida de las competencias de la Benemérita es el primer paso para derribar las casas-cuartel y no ver por tierras navarras ningún uniforme verde. ¿Cómo podemos admitir una Presidenta que prime y anteponga la ideología independentista de su partido antes que la seguridad y protección de sus ciudadanos?

Ha llegado la hora en que las ciudades y pueblos navarros con cuarteles cercanos salgamos a la calle y no nos dejemos amedrentar por este tetrapartito, que anhela la utópica Euskalherria. Esas 34 casas-cuartel, más la de Fitero (2015), que se expanden por toda Navarra, realizan un papel de vigilancia y de orden, por lo que estamos encantados de su estancia.

Nadie duda de la eficaz labor que gestiona la Policía Foral y de sus óptimos resultados, pero eso no quiere decir que sobra la Benemérita y la Policía Nacional. No se excluyen, sino que se complementan y facilitan el sentimiento de seguridad que tenemos todos los navarros ante el peligro.

Ante los errores continuados de la Presidenta, que siempre actúa de modo sesgado y partidista, sólo nos queda esperar a las elecciones y enviarla a la oposición, incluso podemos darle el pasaporte para que se empadrone en su Euskadi querido. Nos manifestaremos para que la Guardia Civil se quede entre nosotros.

Luis Landa El Busto

Licenciado en Ciencias Humanas y profesor

Comentarios

comentarios

Publicado por

Admin