Agur Asiron, adiós a la alcaldía de Pamplona

Dicen que si el cántaro va muchas veces a la fuente tiene el peligro de romperse. Eso le ha pasado a Asirón. Ha chuleado con su cargo que creía vitalicio y se ha caído de bruces. Va a pasar a la historia como uno de los alcaldes que menos tiempo ha estado en el cargo y más daño ha hecho a Pamplona.

Se ha puesto engreído durante estos cuatro años y con gusto realizaba todo lo que fuera contrario a los constitucionalistas. Escribíamos en contra de su actuación y se crecía, actuando de forma arbitraria y en contra del ciudadano de a pie.

Con frac y bombín en las tabernas

¡Con qué orgullo, con qué displicencia, con qué chulería, con qué altanería paseaba su esmoquin las mañanas del 7 de julio por las calles de Pamplona!! No honraba al santo en la procesión, sino que se reía con los compañeros y no hacía ni puñetero caso a San Fermín. Acababa la procesión y mientras los concejales normales y con sentido de la responsabilidad acudían a la santa misa, Joseba con traje oficial cogía las de Villadiego y se marchaba a la tasca a comerse un par de huevos con puntilla y chistorra. ¡Qué falta de respeto al santo! Tiene alergia al humo de las velas, pero sin embargo enciende velas para aplaudir a los etarras y enciende velones para homenajear a los Terneras -ese Iosu que nos quedamos cortos llamándole “mataniños”- y visitar el pueblo de cada uno.

¿Se puede ser más hipócrita, se puede ser más irresponsable, se puede ser más anti católico y despreciativo que nuestro alcalde? Yo creo que sólo hay uno, y ese es Joseba Asirón. Porque el alcalde puede ser católico, ateo o agnóstico, pero no se puede despreciar al ciudadano que le había votado para representarle en las instituciones y él se pasa el voto por los forros de su traje.

Y claro, ha despreciado al ciudadano un día sí y otro también. Hoy con la procesión, ayer con las ikurriñas, anteayer erradicando el castellano en las escuelas infantiles, al otro negando las opiniones de los residentes de Pio XII, la semana anterior quitando los cuadros del zaguán, el mes anterior visitando los pueblos guipuzcoanos para homenajear a los etarras y echarle la mano por el hombro a Otegi y el anterior, aplaudiendo a los okupas y dándole las bendiciones y así… podríamos estar días, semanas y meses escribiendo miles de hojas.

Asirón ha sido engullido por su orgullo

Todos le decíamos: que va a venir el lobo, que va a venir el lobo. Pero la Caperucita Asirón se envalentonaba y no hacía caso. Al final la noche del 26 de mayo vino el lobo y se comió a Caperucita Asirón y a todos sus hermanos, que no querían condenar el terrorismo.

¡Ay, ay, ay, Asirón. Quién te ha visto y quién te ve. Me criticabas en tus redes sociales y decías como el expresidente Pujol: ¿Qué coño es la Udef? Y decías ¿Quién coño es ese Luis Landa que cada 15 días me pone verde? Te enfurecías con mis opiniones y críticas, pero seguías con tus impertinencias y, al final, la vida me ha dado la razón. “El alcalde al destierro y el vivo a correr el encierro”, es decir a la realidad, al sentido común.

No creías que iba a venir el pueblo entero de Pamplona y te iba a condenar, te iba recriminar porque todo tu empeño lo ponías en los cachorros de Bildu. Los proetarras te cantaban: Tú serás mi baby, baby de mi amor, decían tú serás alcalde eterno, eres tan bueno y tan fuerte que te vas a quedar para raza, como afirmaban en mi pueblo. Es decir, eres tan fuerte y sano que tú vivirás para siempre y serás el semental de la política.

Pero de repente, de semental sempiterno has pasado, después de las elecciones, a cabestro estéril.

La evaluación del pueblo ha sido tajante. No sirves para alcalde y como no tienes narices para estar en la oposición durante cuatro años, porque el orgullo te lo impide (sin contar que el pueblo no te admite), te vas a convertir en un anónimo profesor con bata blanca y tiza. Te vas de la política fracasado y sin poder contar a tus nietos ni una sola obra en Pamplona.

Sin embargo, no me gusta que te conviertas en profesor de vascuence, porque en las aulas entre frase y frase vas a adoctrinar a estos chicos y chicas jóvenes introduciéndoles el odio a Navarra, a España, a Europa, a la Constitución, a los militares y guardias civiles, a la iglesia y a todos lo que nos consideramos constitucionalistas, navarros y amantes del respeto al ser humano.

Tus amigos, Joseba, han matado por la espalda a casi mil personas inocentes y tú no eres capaz de condenar estos atentados. Porque el odio está en tu corazón, porque no sabes lo que es la muerte de un padre, de un hermano o de un amigo. No tienes sentimientos y no puedes ser otros cuatro años alcalde de Pamplona.

Agur Asirón. Estaremos tranquilos este cuatrienio, sabiendo que no vas hacer más daño a Pamplona y a sus habitantes. Pasea por tu obra faraónica de Pio XII, duerme con sábanas bordadas de ikurriñas, sueña en vascuence, prescinde de misas y procesiones. Sé consecuente Asirón y abandona Navarra si eres impulsor de Euskalherria.

Agur Joseba!! La historia te juzgará.

Luis Landa El Busto

Licenciado en Ciencias Humanas y profesor

Comentarios

comentarios

Publicado por

Admin